Rio de Janeiro para principiantes

Le llaman a cidade maravilhosa y la verdad es que bien merece ese nombre: ya cuando estás llegando, desde el avión, se ve impresionante. Las favelas (chabolas) se amontonan en los morros (colinas) y si es de noche, verás como las luces de la ciudad resultan tan bonitas como las estrellas en el cielo. Al menos yo tuve esa sensación.

Puesta de sol en la Playa de Ipanema

"Moro num país tropical, abençoado por Deus e bonito por natureza..." cantaba Jorge Benjor. La verdad que sí, es precioso. Las playas son enormes y desde cualquier punto puedes ver como la ciudad se abre paso entre la playa y la selva.


Cómo llegar

Los españoles tenemos una serie de requisitos para entrar en el país: billete de vuelta, justificante conforme tienes el hotel contratado y pagado, y justificante conforme tienes dinero suficiente para toda la estancia. La verdad que la cola en pasaportes fue bastante larga pero finalmente no nos pidieron nada de nada. Como ya era tarde por la noche cuando llegamos, cogimos un taxi y en cuanto pudimos nos echamos a dormir.

Para moveros por Rio, hay unas furgonetas que hacen la ruta Sao Conrado-Leblon-Ipanema-Copacabana-Centro-Lapa. Simplemente debéis esperar en la acera (a cualquier altura) y en menos de 5 minutos aparecerá alguno. Les dais el alto con el brazo y les decís a qué altura os queréis bajar, que puede ser en cualquier parte mientras entre en su recorrido. El trayecto cuesta 3 reais (aproximadamente 1,5€). Son baratísimos, rapidísimos, eficientes, y funcionan 24 horas. Para mí fueron todo un descubrimiento.

Cuándo ir a Rio de Janeiro:

Sin duda, el momento más concurrido para ir a Rio es durante los carnavales, los más famosos del mundo. Sin embargo, personalmente elegiría otro momento en el que también está a tope: durante Reveillon (fin de año), que los cariocas celebran vestidos de blanco, en la playa, con fuegos artificiales en el cielo. Eso sí que es empezar el año con buen pie.

En realidad cualquier momento es bueno, ya que practicamente no existe un invierno real en esta parte del mundo. Yo fui a principios de marzo, cuando empezaba el otoño y hacía mucho calor, pero no tantísimo como en temporada alta (durante enero y febrero alcanzan temperaturas de hasta 50º). La temperatura del agua, por cierto, ideal.

Qué ver y hacer en Rio de Janeiro

1. Contemplar a cidade maravilhosa desde el Cristo Redentor en el Corcovado. Es una vista de 360º increíble de una de las ciudades más bonitas del mundo. Es una visita imprescindible, pero también lo es que subáis en un día soleado para poder apreciarlo bien.

Dianamiaus en el Cristo Redentor en Rio de Janeiro, Brasil

2. Subir a Pao de Açucar. Es otra desde las alturas de la ciudad. En este caso con teleféricos y una playa preciosa justo debajo, Praia Vermelha.

3. Bailar samba bajo los arcos da Lapa. Este barrio (algo truculento) es donde está la fiesta: locales de samba y músicos callejeros. Pero también gente extraña, y yonkis. No vayáis con miedo, os lo podéis pasar muy bien.

4. Para bailar samba, hay otro lugar más especial: Pedra do Sal, en Centro, los lunes. Se dice que es aquí donde nació la samba. No vayáis muy tarde porque acaba temprano. Lo mejor es ir antes de que se haga de noche. Hay ambientazo y es súper auténtico.

5. Visitar la Escadaria Selaron en el barrio de la Lapa y hacerse mil fotos entre el mogollón de azulejos que recopiló el excéntrico artista Selarón. Que por cierto, apareció muerto en la propia escadaría no hace mucho.

6. Tirarte desde Pedra Bonita y sobrevolar Rio: ya sea en Ala-delta o en Parapente (aunque personalmente recomiendo el último), salta en tándem desde esta piedra de 520m de alto y aterriza sobre la arena de la playa de Sao Conrado. En este otro post os explico cómo hacerlo.

Dianamiaus en Ala Delta en Rio de Janeiro Brasil con GoPro

7. Ir a las playas: Barra da Tijuca, Leblon, Ipanema, Copacabana, Praia Vermelha y Prainha. Si podéis, ir a todas. Si yo volviese, para aprovechar el tiempo, intentaría pasar la mañana en una playa y la tarde en otra, e intentaría no repetir, ya que todas tienen algo distinto y todas merecen la pena. Cuidado porque en el agua hay mucha correnteza, y las olas tienen mucha fuerza. Si os gusta el surf, enhorabuena, esto es un paraíso para los surferos, de hechos son los que ayudan a salvar a algunos bañistas que no pueden volver a la orilla por la fuerza del mar. Por otra parte, los cariocas van donde está la gente, es decir, cerca de algún puesto donde te puedan proporcionar cadeiras (sillas), sombrilla, y bebida y comida para pasar el día. Levantas la mano y zas! aparece tu camarero. Mientras tanto no paran de pasar muchos vendedores ambulantes, como este de açaí:



8. Comer una buena feijoada y un buen churrasco. Como los portugueses, los platos los acompañan de patatas y arroz, así que son platos que llenan mucho. Los zumos están súper ricos y son muy baratos.

9. Hacer una escapada de un día a algún lugar paradisíaco cercano: Búzios, Ilha Grande, Arraial do Cabo... sobre todo en la playa de Copacabana os ofrecerán estas excursiones. Se puede regatear.

10. Beber caipirinha. De limón, de maracuyá, de lo que sea. Está buenísima. Y para los abstemios: coco natural, súper sano.

Qué llevarte a Rio de Janeiro

Imprescindible, protección solar muy alta: yo soy muy morena y no me quemo casi nunca. Pues bien, el primer día en 30 minutos en Ipanema me quemé enterita de arriba abajo y no pude ir a la playa durante dos días (que aprovechamos para ver otras cosas de la ciudad). Por supuesto llevad ropa fresquita.

Si eres súper deportista y te atreves a correr a 40º, enhorabuena. Los cariocas hacen deporte tooooodo el "santo" día. En cualquier momento verás a varias personas pasar corriendo delante tuya. Ya sea en el paseo, en el carril bici, en la arena mojada o en la húmeda... Si eres valiente adelante, tráete tus zapatillas de deporte. Los domingos además, al menos en Ipanema, cierran un carril al tráfico para que la gente pueda hacer deporte bien agusto. Por cierto, lo de los gimnasios a pie de playa, es cierto. Y les da igual el pleno sol, es increíble.

Yo, personalmente, elijo la caipirinha. Y tú?


Diana M.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram