Los niños de Angkor

Los templos de Angkor son sin duda el lugar más increíble en el que he estado: enorme, majestuoso y a su vez devorado por la naturaleza... todo un símbolo para Camboya.

Sin embargo lo que más me impresionó fueron los niños: cada niño en Camboya me rompió el corazón. Los templos de Angkor, plagados de turistas, son el enclave elegido por los locales para el mercadeo, y por desgracia utilizan a los niños para pedir y venderte cosas. Esos niños que deberían estar en la escuela, y que ni siquiera tienen zapatos, te asediarán en cuanto puedan para venderte postales, libros, imanes... en cualquiera que sea tu idioma.

Niñas Ta SOm Angkor
Estas niñas en el Ta Som sabían contar hasta 10 en no sé ni cuántos idiomas

Niño Tortugas Angkor Wat
Este niño nos pedía 1 dólar a cambio de liberar las tortugas de nuevo al lago

Es lo que hay: la frase que más oirás en Angkor será One dollar, one dollar... Y se quedará grabada para siempre en tu cabeza con la vocecita de algún niño que te habrá dado mucha pena. O al menos es lo que a mí me pasó.

Estos niños esclavos aprenden a vender postales en 7 idiomas diferentes antes que a leer y a escribir. Apenas tienen ropa ni zapatos y lo más triste de todo es que carecen de lo más importante: de su propia infancia.



     style="display:block"
     data-ad-client="ca-pub-9584466508220360"
     data-ad-slot="5483231337"
     data-ad-format="auto">



Ésta es la cruda realidad en Camboya. Sus templos atraen a miles de turistas al año mientras la mayoría de su población sigue siendo muy pobre. Si no conoces la historia de Pol Pot, los jemeres rojos y el genocidio camboyano, te aconsejo ver este documental para que te hagas una idea de lo que ha sufrido este país. Vas a alucinar. 

Niños vendiendo Angkor Wat
La niña en primer plano con su cestita para vender postales y demás. En segundo plano, dos niños siguiendo a Jorge para intentar venderle pulseras.

Nosotros, como turistas, no debemos caer en la tentación de comprarles souvenirs a los niños. Está claro que dan mucha pena y que en ocasiones se vuelve inevitable (por ejemplo si quieres comprar agua). Intenta no comprar nada a los niños ya que con ello, contribuyes a que sigan vendiendo y a que no vayan a la escuela. Si quieres llevarles caramelos, juguetes o ropa, existen puntos de recogida de donaciones para no fomentar que estos niños sigan en los templos. 

Niños vendiendo Angkor Wat
Niña camboyana en Angkor Wat
Niños vendiendo Angkor Wat
Otro de los muchos niños camboyanos que hay en Angkor Wat

En alguna ocasión encontrarás a los niños jugando y pasándoselo bien con sus amigos, que es precisamente lo que tienen que hacer los niños! En fin, el sabor que te deja Angkor por tanto es, agridulce.

Niños Angkor Wat
Este niño camboyano nos saluda desde su bici 
Niños jugando Angkor Wat
Niños jugando en el lago
Niños jugando Angkor Wat
Grupo de niños descalzos jugando en Ta Phrom
Niños jugando Angkor Wat
Algunos de los niños que encontrarás en Angkor tendrán apenas 3 añitos

Qué puedes hacer tú para ayudar a estos niños


Quizás te preguntes qué debes hacer en estos casos. Recuerda actuar siempre de una forma responsable ante este tipo de situaciones. Puedes consultar la campaña de Child Safe International (en inglés), donde encontrarás las razones por las que no debes dar dinero a los niños que piden en las calles y las alternativas responsables. Aquí os dejo algunas de sus ideas básicas:

*Los niños que piden en la calle se encuentran en situación de riesgo, exponiéndose también a posibles abusos o violaciones.

*Si les das dinero fomentas que sigan en la calle pidiendo con los peligros que esto conlleva y que vivan en una espiral de dependencia y pobreza. También evitas que consigan una vida mejor y más segura.

*Si quieres ayudar, busca las organizaciones locales que se preocupan por sacar a estos niños de las calles. Puedes echar un vistazo a este listado.

*Cómprales a sus padres - nunca a los niños! A su vez, si por ejemplo te alojas en una guesthouse familiar, o compras en el mercado local..., favoreces la economía familiar para que sus niños no acaben pidiendo y puedan ir a la escuela.

Diana M.

8 comentarios:

  1. ¡Hola Diana!

    Me ha parecido muy pertinente la forma en que has tratado un tema tan complejo como este. Los turistas también tenemos que educarnos para viajar de una forma responsable y este es uno de los casos más típicos que suelen ocurrir cuando uno visita países con un cierto nivel de pobreza. Además, me ha resultado muy curioso porque justamente esta semana también publicamos en nuestra web un post sobre la pobreza en Camboya y la relación con los turistas. Te dejo el link por si te quieres pasar: http://derivasia.com/desenfunden-las-camaras-y-disparen-esto-es-un-safari-humano/

    PD: Genial el blog. Te felicito ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente! Desde hoy ya os sigo ;)

      Como dices es un tema complejo, y hay que tratar de comportarse de forma responsable ya que a veces podemos perjudicar cuando intentamos favorecer, sin darnos cuenta.

      Un saludo!

      Eliminar
  2. Desde luego, un tema muy complejo y del que se ha escrito a mares...En Asia, pero también en África o Latinoamérica, siempre el mismo dilema. Que hacer con estos niños. Desde luego, darles dinero a ciegas o comprarles su mercancia es pan para hoy y hambrfe para mañana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto lo que dices, es una realidad que se repite en miles de lugares del mundo. Qué mal organizado tenemos el mundo...

      Eliminar
  3. ¡¡Tremendo problema!!. Lo describes y lo analizas muy bien, con mucho tino, pero este problema -mientras más sigas viajando- se irá incrementando. ¿Dónde?. En casi todos los lugares de África, Sudamérica o Asia que vayas.
    En unos casos, y por lo general, es necesario actuar como tu bien sugieres; en otros, con cierto sentido común. Me fijaré (expresamente) cuando vaya a Angkor en estos niños.
    ¡Ya me queda menos!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te vas al Sudeste Asiático? Llévame!!! Ya sé que esto pasa en más lugares, me pasó en Marruecos, en Turquía... (en Brasil la verdad es que no). Pero en Angkor me llamaron mucho la atención. Pocos adultos hay vendiendo cosas, la mayoría están en los puestecillos, sin embargo hay niños, algunos de ellos muy pequeños, por todas partes.

      Cuando estuve en Camboya decidí no visitar nunca India. No sé por qué pero me parece que allí todo será todavía más terrible...

      Avísame cuando vayas a Asia, para envidiarte en el momento exacto! :D

      Eliminar
  4. hola diana!! me han gustado mucho tus fotos! pero parece mentira que en el siglo xxi aun pasen cosas como estas, y por desgracia es mas comun de lo que parece...

    me ha gustado mucho tu blog, un besito!

    miventanafavorita.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que pasa, y mucho más de lo que nos pensamos... cosas de vivir en el llamado "primer mundo"...
      Un beso!

      Eliminar

Instagram