10 cosas que tienes que hacer en Lisboa

Lisboa es romántica, decadente y preciosa. Hoy te dejo los puntos clave que no debes perderte en tu visita a la capital lusa.

1. Toma el tranvía.


No puedes irte de Lisboa sin tomar uno de los viejos tranvías tradicionales que siguen en funcionamiento: son tan bonitos!

El tranvía es todo un icono para Lisboa



El más típico es el tranvía 28, abarrotado de turistas cada día para hacer la ruta de los barrios más icónicos de la ciudad. Puedes tomar también el tranvía 15 para visitar Belém.

2. Visita Belém.


Belém es el barrio más monumental de Lisboa. Es muy recomendable visitarlo a primera hora, para desayunar uno de los auténticos pasteis de Belém antes de recorrer el Mosteiro dos Jerónimos, visitar la Torre de Belém, el Jardín Botánico y el Padrão dos Descobrimentos.

En la típica pastelería de Belém

Padrão dos Descobrimentos


A pesar de que es una zona súper turística, es muy tranquila y agradable. Por cierto, aquí fue donde nos encontramos con un pabellón tailandés precioso!

A tener en cuenta: tanto la torre como el monasterio cierran los lunes. Si puedes hacer coincidir tu visita en domingo, la entrada a la torre es gratuita.



     style="display:block"
     data-ad-client="ca-pub-9584466508220360"
     data-ad-slot="5483231337"
     data-ad-format="auto">


3. Callejea por sus pintorescos barrios.


Lisboa es súper chiquitito: si estás alojado en el centro te darás cuenta de que en dos minutos andando puedes llegar a cualquier parte de la ciudad. Si vas sin un esquema previo, mejor: callejea, pasea, y descubrirás una ciudad muy viva. Librerías, tiendas, cafés, plazas, graffitis, miradores, artistas callejeros... Lisboa lo tiene todo.

Artistas callejeros en Lisboa


Sus barrios más famosos son Baixa-Rossio, Chiado, Bairro Alto, Castelo y Alfama. Todos merecen la pena. Las fronteras entre ellos no están muy definidas, tú sólo déjate llevar por tus pasos de un barrio a otro para descubrir rincones de lo más fotogénicos. Y es que Lisboa lo puede petar en tu instagram!

4. Escápate a Sintra.


Sintra parece sacada de un cuento de hadas. Montañas empinadas, caminos sinuosos, jardines exóticos y palacios preciosos conviven en unos pocos kilómetros. Uno de tus días debes dedicarlo a visitar Sintra: se lo merece (y no te arrepentirás).

La ruta monumental de Sintra incluye el Palacio Nacional de Sintra, el Castelo dos Mouros, el Palacio Nacional da Pena y el Convento dos Capuchos. Si planeas visitar todos estos lugares, existen entradas combinadas con las que podrás ahorrar unos euritos.

Personalmente, lo que más me gustó de Sintra fue Quinta da Regaleira, una quinta grandiosa y oscura que cuenta con un palacio de estilo neomanuelino pero también con numerosos jardines, una capilla, un pozo iniciático, gárgolas y pasadizos subterráneos: incluso tiene un laberinto bajo tierra no apto para claustrofóbicos!! Este lugar está lleno de simbolismo y referencias a la masonería y la orden de los templarios. De verdad que os recomiendo esta visita. La entrada a Quinta da Regaleira cuesta 6€.

Quinta da Regaleira, Sintra

El pozo iniciático de Quinta da Regaleira visto desde el fondo


  • Si tienes coche, llegar a Sintra será muy fácil. Sólo tienes que ir en dirección Oeste desde Praça do Comércio y seguir las indicaciones (puedes ir por la IC19 o la N6). 
  • En caso contrario, tienes la opción de tomar un tren en la estación Rossio de Lisboa: salen cada 15 minutos, el trayecto dura poco más de media hora y cuesta apenas 2€. 
  • Una vez en Sintra, puedes utilizar un bus lanzadera para ir de monumento en monumento. Si te sientes con fuerzas puedes hacer la ruta a pie porque el paisaje es increíble (nosotros lo hicimos en coche porque llovía muchísimo!).

5. Ve de tiendas.


A los portugueses les encanta ir de compras! No sólo encontrarás las típicas tiendas en Rua Augusta, la calle central de Baixa que termina en Praça do Comércio. En todos los barrios encontrarás pequeñas tiendas con mucho encanto. En la Avenida da Liberdade encontrarás las mejores más caras tiendas de moda. Y si te vas un poco hacia el norte de la ciudad, podrás perderte entre centros comerciales. El mayor de ellos es Colombo: creo que no hay tienda que no exista allí dentro!

6. Visita el Castelo de São Jorge.


Este castillo corona la ciudad. La vista desde allí es magnífica, y ya sólo por esto merece la pena visitarlo. Estarás dentro de unas ruinas llenas de historia: allí han estado visigodos, moros, cristianos, y reyes. Ahora el castillo pertenece a los turistas!

Panorámica nocturna desde el Castelo de São Jorge


La entrada al castillo cuesta 8,50. Te recomiendo que lo visites coincidiendo con la puesta de sol.

7. Contempla la puesta de sol desde algún bonito mirador.


Toda la zona cercana al castillo es muy empinada y hay un montón de enclaves desde los que puedes disfrutar de la puesta de sol. Las vistas son de postal gracias a su colección de tejados e iglesias desembocando en el río Tajo.

Te animo a que disfrutes del atardecer desde el Castelo de São Jorge y desde el mirador de Graça. Puedes consultar qué otros miradores de Lisboa visitar aquí.

8. Recuerda otras ciudades.


Y no me refiero solamente a recordarlas a través de monumentos, que también. Tienen un Cristo Redentor igualito al Corcovado de Rio de Janeiro (salvo por unos centímetros), la catedral Sé recuerda mucho a la parisina Notre Dame y el puente 25 de Abril se parece sospechosamente al Golden Gate de San Francisco.

Pero además de esto, hay otras cosas que te hacen pensar en otras ciudades: en algunas zonas, los graffitis recuerdan a Berlín, algunas calles de Alfama me recordaron al Albaicín granaíno, los empedrados portugueses de sus suelos me recordaron a Brasil y la Avenida da Liberdade me recordó al Passeig de Gràcia de Barcelona. Pero hay algo que siempre me recordará a Lisboa: los azulejos de colorines! 

He dicho ya que me encantan los azulejos de colores?

9. Sal de fiesta.


En Bairro Alto encontrarás unas callecitas llenas de bares de todo tipo: desde fados al reggaetón! Las cervezas típicas son Sagres y Super Bock, y también son muy típicas las caipirinhas y las caipirãos (caipirnhas que utilizan licos Beirão en lugar de cachaça). No te olvides de probar la ginjinha, el aguardiente típico de Lisboa. Siempre con moderación, pero bébete una a mi salud ;)

La zona de moda para salir es Cais Sodré.



     style="display:block"
     data-ad-client="ca-pub-9584466508220360"
     data-ad-slot="5483231337"
     data-ad-format="auto">

10. Come como un rey.

La gastronomía portuguesa es genial: tú pides un frango á grelha (pollo a la brasa, súper recomendable!) y te lo traen con arroz, patatas y ensalada! Otros platos típicos recomendables son el bacalhau (bacalao) y el arroz de marisco o de pulpo.

Arroz de pulpo + frango á grelha: delicioso!


Al mismo tiempo nos encontramos con la mayor ciudad en Portugal así que en Lisboa podemos degustar gastronomías internacionales. Nos pusimos finos de sushi y comida hindú: todo está tan rico, hay tanta variedad y es tan barato! Briconsejo: asume que volverás con un par de kilos extra de Lisboa, pero no precisamente en tu maleta ;)

A tener en cuenta: en Portugal acostumbran a traerte algo para picar sin que lo pidas una vez has pedido. Debes decirles que no lo quieres cuando te lo traigan porque si no, aunque no lo comas, te lo cobrarán. 

EXTRA (para el verano): cruzando el puente, Costa da Caparica ofrece kilómetros de playas preciosas y salvajes donde puedes atreverte y probar a surfear!

Espero que puedas aprovechar estas recomendaciones en tu próximo viaje a Lisboa. Lisboa te ofrecerá muchas más cosas, pero debes descubrirlas tú mismo!

Boa viagem!

Diana M.

10 comentarios:

  1. Pronto me toca una visita a la ciudad así que tomo nota de tus recomendaciones! Muy buen post! Soy fan de tu blog y tu cuenta de insta! Te sigo leyendo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este mes iré actualizando el blog con muchos posts de Lisboa y alrededores, espero que te puedan ser útiles! Ahora mismo estoy redactando uno acerca de Sintra, que no os lo podéis perder. Un saludo!

      Eliminar
  2. Muy buenos consejos! A mi es que Lisboa me pirra.
    Que buen tiempo se ve en las fotos, no te parece que Lisboa tiene una luz especial?
    No conozco la Quinta da Regaleira, así que...apunto.
    Sí que estuve en Sintra y los jardines del palacio da Pena son increíbles! Estoy deseando volver.
    Abrazotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que tuvimos suerte, en pleno diciembre solo tuvimos un día de lluvia! Me ha encantado la ciudad, volveré pronto, y no me importaría irme a vivir allá! No te pasa? Tengo tantas posibles ciudades de acogida por el mundo... ❤️

      Eliminar
  3. 7 de 10...no lo hice tan mal jajajaja. Hay que volver sin duda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que cada uno tiene sus imprescindibles! Estos serían los míos. Tengo muchas ganas de volver, incluso me iría a vivir allí ya mismo!
      Un abrazo Verónica!

      Eliminar
  4. ¡Uffff que nostalgia! Definitivamente una de mis ciudades favoritas en el mundo... todo esto que mencionas es parte de la magia de Lisboa y creo que al menos una vez en la vida hay que vivirlo... Estoy de acuerdo con todos los puntos y ahora mismo me devoraría unos pasteles de nata de Belém...
    ¡Ganas locas de regresar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego Lisboa es una perdición gastronómica! Menos mal que por suerte tengo Portugal muy cerca y puedo disfrutarla a menudo. Gracias por pasarte por aquí! Un saludo!

      Eliminar
  5. Que buen compendio Diana!, aquí tienes a otra enamorada de esta ciudad!. En cuanto puedo hago una escapada y regreso a la deliciosa ciudad del fado. riquísimos esos pasteles de Belém, ñammm!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, en cuanto pueda volveré yo también :)

      Eliminar

Instagram