Monkey Forest en Ubud, Bali

El Monkey Forest es una de las atracciones turísticas más populares de Bali. Se trata de una reserva natural pero también es un templo hinduísta donde conviven plácidamente cientos de monos.

Aunque ya hace unos meses de mi visita a la isla de los dioses, no quería dejar de mostraros las fotografías que tomamos a estos macacos.

Mamá y bebé mono



Hora de acicalarse

Sus miradas son súper expresivas

Monos haciendo el mono

Y venga a acicalarse

Pequeño ladrón de galletas

Pequeñín comiendo una de las bananas disponibles en el templo

El pensador

A tener en cuenta al visitar el Monkey Forest:

  • Mantente atento a tus pertenencias ya que los monos son expertos ladrones de comida, gafas de sol, botellas de agua... cualquier cosa es susceptible de ser robada (saben rebuscar en los bolsillos!)
  • Ten cuidado porque pueden mostrarse agresivos si se sienten intimidados: no te acerques demasiado a ellos, especialmente a los más pequeños (o vendrá su mamá a enseñarte los colmillos). Y si alguno se te acerca con cara de pocos amigos, no eches a correr: sepárate lentamente y se les pasará el enfado.
  • Existe un puesto de primeros auxilios muy cerca de la entrada principal, que espero que no te haga falta visitar.


     style="display:block"
     data-ad-client="ca-pub-9584466508220360"
     data-ad-slot="5483231337"
     data-ad-format="auto">



En el Monkey Forest no sólo hay monos. También nos llamó mucho la atención la cantidad de vegetación existente: cuenta con más de un centenar de especies vegetales en su selva.

Entre árboles y monos además flipamos con esculturas increíbles como las de las siguientes fotografías:






Las esculturas del Sacred Monkey Forest representan tanto a dioses hindúes como a demonios balineses (butas, kalas y butakalas). Es importante recordar que en el hinduísmo balinés se incluyen aspectos del animismo, y en él los monos también juegan un papel importante.

De hecho los monos están también presentes en el Ramayana, en las figuras de Sugriwa (y su antagonista Subali) y Hanuman, que son quienes ayudan al príncipe Rama a rescatar a su amada Sita. Este antagonismo, presente en múltiples aspectos del hinduísmo balinés, representa la coexistencia de fuerzas positivas y negativas y al fin y al cabo, el equilibrio y la armonía que debe existir entre ellas.

#QuieroVolverABali


Diana M.

8 comentarios:

  1. Yo también quiero volver (o vivir) a Bali!
    Es una pasada y te puedes tirar hora mirándolos hacer monerías ^_^
    También me llamo la atención el conjunto de vegetación y figuras, me parecía estar en una peli de Indiana Jones!
    Saludotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ai Iciar, mucho pienso yo en Bali! Estoy deseando volver... Como me gusta repetir destino y es que 15 días no llegan a nada!!
      Un beso!

      Eliminar
  2. Qué majetes los monos!!! Cuando estuve en la India en algunas ciudades también los veías por las calles campando a sus anchas y había que ir con cuidado porque estaban atentos a los despistes, saludos viajeros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Tailandia también era fácil verlos por la calle, pero la cantidad de monos presentes aquí llamó mucho mi atención. Recuerdo a un amigo mío cayéndose de la moto en Koh Chang al encontrarse con uno de estos monos. No le pasó nada! Pero vaya susto, estos macacos son peligrosos para todo!

      Eliminar
  3. Le has sacado un buen partido a tu experiencia con 'nuestros antepasados'. Cómo lo cuentas y lo documentas muy bien haces apreciar a unos animales que de por sí son un poco 'cabrones'. Yo, últimamente, ya no les saco ni fotos cuando me los encuentro en el camino.
    Te envío un beso 'muy mono'.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tan cabroncetes! Yo me senté cerca de un mini mono y rápidamente vino su señora madre a enseñarme los colmillos, me trepó por un brazo y me pellizcó y todo! No es que los macacos sean santo de mi devoción, pero al visitar un lugar como este, llamado "bosque sagrado de los monos", parece inevitable sacarles fotos. Lo mejor del lugar es que es una mini selva en medio de Ubud, la verdad es que está muy chulo independientemente de estos animales.
      Un beso!

      Eliminar
  4. Me habéis recordado mi paso por el bosque de los monos.... sobre todo cuando por la noche lo cruzábamos a oscuras para volver al hotel. Miedo no... lo siguiente jejejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestro alojamiento también estaba muy cerca... pero la verdad es que nos encantaba coger la moto para todo, aunque fuera ir al ladito!
      No me imagino pasar por allí de noche, que a mí los monos me dan mal rollo! Valiente tú :)
      Un saludo!

      Eliminar

Instagram