Hotel Rural Valleoscuru, Asturias




Hotel Rural Valleoscuru, Asturias


Nuestra estancia en el Hotel Rural Valleoscuru ha resultado ser la parte más memorable de nuestro reciente roadtrip por Asturias. Los culpables han sido Alberto y Rosalina, un matrimonio encantador que nos conquistó con su amabilidad.

Este lugar lleva abierto desde el año 1998 en el pueblo de Tresgrandas, a 15 minutos de Llanes. Nos enamoramos del paisaje: las vistas incluyen el Valle Oscuru y las montañas de la sierra del Cuera culminando el horizonte. Parece que te encuentras en un refugio: es un lugar tan apacible que te sientes como en casa.

El hotel cuenta con dos salones, en donde encontramos la chimenea y también juegos de mesa. Está emplazado en una finca enorme en la que además de jardines, un huerto ecológico y un bosque de castaños y robles, se sitúan dos hectáreas de terreno dedicado a los manzanos con los que elaboran la sidra ecológica.





El Hotel Rural Valleoscuru se encuentra en una posición privilegiada entre el mar y la montaña desde la que descubrir tanto el Valle Oscuru a través de la Ruta de los Colores, como los Bufones de Vidiago, la playa y las grutas secretas de Cubijeru y la bonita villa de Llanes.

Otros lugares como San Vicente de la Barquera, la ruta del Cares, Llastres y los Lagos de Covadonga también se pueden visitar fácilmente desde aquí.


Las habitaciones


Las habitaciones son temáticas y cada una de ellas lleva el nombre de un trasgu, el equivalente a un duende en la mitología asturiana.

En nuestro caso nos tocó la habitación del Papón, la versión asturiana del hombre del saco que rapta a los niños que no quieren dormir.



Otros trasgus presentes en las habitaciones del hotel son el Ventolín (que transporta los suspiros), la Llavandera (una vieja y arrugada que te invita a a lavar la ropa con ella pero que puede resultar fatal) y la Guaxa (una especie de vampira de un solo diente).

No tengáis miedo, ya que Rosalina se encarga de guardar a los trasgus para que no interfieran en vuestras vacaciones ;)

Todas las habitaciones están perfectamente equipadas y las camas son increíblemente cómodas. La habitación del Papón es abuhardillada y por tanto resulta muy acogedora. Tiene cuanto necesites para pasar varios días.





Y si tienes perro y no quieres viajar sin él, cuentan con una habitación con terraza propia y acceso directo a la finca para la comodidad de todos. Si es tu caso consulta previamente si tienen disponibilidad. Durante nuestra estancia convivimos con Zen, este precioso braco de Weimar que también tiene instagram: @zenbrwei.



Gastronomía deliciosa


Tengo mil razones por las que echar de menos este lugar, pero sin duda una de ellas son los desayunos. Los dos días que pasamos allí desayunamos como marqueses: zumo natural, leche de vaca, deliciosas tostadas con tomate y unos bizcochos caseros de ensueño.



En Asturias se come excepcionalmente bien y en raciones enormes. En su comedor también cenamos un menú típico que incluía primero, segundo, postre y bebida. Probamos el chorizo a la sidra, una tabla de quesos de vaca, cabra y oveja con dulce de manzana, solomillo y churrasco como plato fuerte y tarta de queso para rematar la faena.





Nos gustó todo tanto que les compramos queso, el dulce de manzana que elaboran ellos mismos y también unas botellas de su sidra ecológica. Por cierto, nos ha durado dos telediarios así que ¡tendremos que volver a por más!

La sidra ecológica Valleoscuru

Alberto nos explicó los pasos que se siguen a la hora de elaborar la sidra ecológica y también el vinagre de manzana, pero para ser partícipe de este proceso es necesario visitarles durante los meses de octubre y noviembre.



Durante esta época, el Hotel Rural Valleoscuru ofrece la posibilidad de participar en el proceso de elaboración de la sidra, perfecto para aquellos que buscan vivir experiencias.

*Para más información pulsa aquí.

*

¿Qué te ha parecido este hotel? Ha sido mi primera vez en un hotel rural y no he podido dar con gente más amable, por lo que estoy súper contenta de haber probado algo nuevo para mí y tradicional al mismo tiempo.

De verdad recomiendo este lugar a todo el mundo ya que no pueden ser más riquiños, como diríamos en Galicia. Si leéis las opiniones que dejan sus huéspedes en tripadvisor os daréis cuenta.

¡Hasta el próximo post!


Diana

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram